Consejos para adquirir una mascota nueva

¿Estás pensando en adquirir una mascota nueva? Algunos datos a tener en cuenta…

Lo principal a tener en cuenta a la hora de adquirir una mascota, es saber que se trata de un nuevo miembro de la familia; aparte del amor y compañía que le brindaremos y de seguro nuestra mascota nos dará a cambio, debemos asumirlo como una responsabilidad. Saber que tenemos que contar no solo con dinero, sino también con tiempo que nos permita disfrutar de nuestra mascota y procurarle bienestar.

Lo mínimo con lo cual debería contar nuestra mascota es con las 5 libertades de todo animal doméstico: Libre de hambre y sed, buscando ofrecerle un buen alimento que se adapte a sus necesidades y le ayude a prevenir enfermedades, además de tener siempre agua a disposición. Libre de disconfort, pues no solo se trata de que tenga un techo donde vivir, sino que se adecúe a sus necesidades de tamaño, nivel de actividad y necesidad de descanso. Si se trata de un gato, también es importante el espacio y que cuente con la oportunidad de refugiarse en lugares altos y con vista al exterior. Libre de dolor y enfermedad, buscando prevenir los riesgos más comunes y brindándole el soporte médico siempre que sea necesario. Libre de expresar su comportamiento, pues existen ciertas razas e individuos que son más hiperactivos o tranquilos por naturaleza y estamos en el deber de respetar la misma. Lo último que debemos asegurarles, es que estén libres de miedo y angustia; procurar que no estén expuestos a situaciones amenazantes, ni estresantes con el fin de promover también su salud.

Cuando decidimos tener una mascota, también es importante saber cuál elegir y no dejarnos llevar por la emoción o el hecho de que nos agrade determinada raza físicamente, pues de acuerdo a nuestro estilo de vida, capacidad económica, espacio y tiempo, determinada especie o raza se puede adaptar mejor a nuestras necesidades. Para empezar hay ciertas especies y razas que requieren que les dediquemos más tiempo que otras. Un gato por ejemplo, es una especie mucho más independiente que no requiere ser paseada todos los días, se acicala o limpia por sí mismo y conoce de manera innata como hacer sus necesidades en la arenera. Sin embargo, cuando son de pelo largo requieren más tiempo y cuidado para el mantenimiento de su pelaje, pues hay que peinarlos todos los días. Un cachorro por su parte, requiere un poco más de tiempo y esfuerzo para ser cuidado de manera adecuada, pues hay que enseñarle cómo y dónde hacer sus necesidades, sacarlo diariamente varias veces al día para asegurar también su actividad física, se debe mandar a bañar cada 6 semanas (cuando son de pelo largo) y en éste caso también dedicar más esfuerzo y tiempo en el mantenimiento del pelaje. Si elegimos tener un canino, también debemos pensar en que raza es la mejor de acuerdo al espacio físico con el que contamos en nuestra casa, al nivel de actividad de cada raza y si coincide con la nuestra, con cuanto tiempo contamos y que tanto dinero estamos dispuestos a invertir.

Una vez elegida nuestra mascota ideal, es importante tener en cuenta que la socialización temprana es clave para que a futuro nuestra mascota no desarrolle problemas de comportamiento, además de adaptarse mejor a vivir en comunidad. Tanto en perros como en gatos, se recomienda que sean expuestos a ruidos, manipulados por personas y que vean y sientan otros perros y gatos desde sus primeros meses. En el caso de los gatos a partir de los 2 meses y en los perros dese los 3 meses. Solo tener en cuenta que los perros y gatos a los que sean expuestos nuestras mascotas deben estar vacunados (para evitar cualquier tipo de contagio) y vigilar que durante ésta etapa de exploración no se expongan a alimentos y sustancias tóxicas para ellos como el chocolate, las uvas, la cebolla, el ajo y la calabaza, las cuales incluso podrían llegar a ser mortales para ellos.

Si ya cuentas con una mascota y quieres adoptar una nueva, ten en cuenta las siguientes recomendaciones para que se integren mejor y tengan una convivencia más sana. Lo primero es que dentro de lo posible adoptemos perros y/o gatos que sean de la misma camada o que sean cercanos, esto facilitará su integración en casa y reducirá mucho los conflictos. Lo ideal es que la primera vez que se vean y los presentemos, sea en un lugar neutral, como un parque o una casa diferente a en la que van a convivir, para que se vean y reconozcan por primera vez en un lugar que no sea el territorio de ninguno de los dos. Otra recomendación útil es utilizar un juguete o cobija del nuevo miembro de la familia (que contenga su aroma), para impregnar los lugares de la casa en los que más tiempo pasa la mascota antigua, esto con el fin de que cuando llegue, reconozca su aroma como algo familiar y la acepte con mayor facilidad. Y por último, lo recomendable es no dejarlos solos durante los primeros días y utilizar separaciones dentro de la casa, en donde se puedan ver y oler, pero no tocar. Estas medidas facilitarán mucho más la integración y llegada del nuevo miembro de la familia y determinarán la forma en la que se llevarán por el resto de su vida.

Por último, es importante considerar adoptar y no comprar, pues hoy en día existen muchos perros y gatos sin hogar, que son en muchos casos más sanos, nobles y fuertes frente a un perro o gato de raza pura. Si bien es cierto, las mascotas de raza pura son también hermosas y amorosas, pueden llegar a ser un poco más delicados y predispuestos a algunas enfermedades. 

Compartir:

© 2020 Ciudaddemascotas.com