reglas-parque-perros

Los parques para perros son herramientas útiles, para que sus dueños puedan incitar a sus mascotas a la interacción social con otros perros, algo que no solo ansían sino que además necesitan, y que pueden hacer estando en un espacio que les proporciona diversión.

 

Sin embargo, parte de toda esa diversión puede verse estropeada cuando un dueño no conoce los parámetros mínimos de seguridad en espacios abiertos y con presencia de perros.

 

Una de las mejores formas de hacer que tu perro se convierta en un ser social, es brindándole un proceso de socialización efectivo, donde él se pueda relacionar con humanos y también con otros perros.

 

La socialización le ofrece a tu perro la posibilidad de interactuar de forma sana y tranquila con otros animales, además de enseñarles a entender la diferencia entre un niño y un adulto. Este proceso es indispensable en su desarrollo como cachorro, pues previene conductas que puedan afectar su convivencia y la tuya también, pues contribuye a que él se acostumbre a reaccionar de manera adecuada, omitiendo el miedo y la agresión, frente a diferentes circunstancias, personas, animales y ambientes.

 

Las consecuencias de no socializar a un cachorro son muchas, este es un proceso que dura toda la vida, la etapa perfecta para socializar a tu perro de forma correcta es haciéndolo con intensidad antes de los tres meses. Presentarle diferentes personas y mascotas, hace parte de su proceso de socialización, recibir visitas en casa, salir al parque a compartir con otros perros, siempre serán buenas formas de llevarlo a cabo.

 

Una interacción positiva asegurará que tu perro se relacione adecuadamente con sus semejantes. Así mismo la exploración de distintos ambientes, también ayudarán a tu perro a desenvolverse mejor y a adaptarse con facilidad a su entorno.

 

Nunca debes asumir que tu perro está listo para socializar en medio de un parque, donde habrá muchos perros con sus mismas características y naturaleza. Para saberlo debes hacerte dos importantes preguntas: ¿Mi perro está preparado para comportarse mientras está rodeado de otros perros? y segundo ¿Mi perro puede evitar morder o ser mordido por otro perro?

 

Queremos que tú y tu perro disfruten su próxima salida y cuenten con toda la seguridad que requieran, para eso queremos contarte acerca de 8 reglas básicas para que tengas muy presente a la hora de salir a jugar:

 

1. Reconoce cualquier signo de peligro

Cuando llegues al parque y vayas a soltar a tu perro de su correa, debes estar seguro de que él sepa distinguir entre el comportamiento de un perro amigable y el de uno que tiene la intención de atacar. Siempre debes estar listo para agarrar a tu perro en caso de que se presente esta situación.

 

2. Al parque, ni golosinas ni juguetes

Como en ocasiones les sucede a los niños, los perros pueden reaccionar de forma agresiva cuando ven algo que pueden desear, de igual forma podrían reaccionar así en caso de sentirse amenazados por otro perro que se acerca a sus pertenencias. Por esta razón es mejor que cuando vayas al parque, evites llevar juguetes o golosinas, a menos que estés seguro de que tu perro va a mantenerse lejos de los demás.

 

Algunos parques para perros cuentan con una reglamentación que prohíbe expresamente juguetes y golosinas, puesto que suponen riesgos entre las mascotas cuando están presentes. Lo mejor que puedes hacer, es conocer las reglas del parque al que llevas con regularidad a tu perro, además de ser muy cuidadoso.

 

3. Quema un poco de su energía antes de ir al parque

Puede que creas que es un buena idea llevar a tu perro al parque, luego de estar todo el día encerrado en casa, lo que no sabes es que esto puede ocasionarle un serio problema. Muchos dueños de perro, ven el parque como el sitio de hacer ejercicio, y es entendible que muchos piensen de esta manera, pero debes tener cuidado para que no caigas en un grave error. Antes de ir al parque, lleva a tu perro a dar una caminata o a jugar en el patio.

 

Perros que no han tenido actividad física reciente, llegarán al parque con excesos de energía, algo que con frecuencia se convierte en una conducta agresiva hacia otros perros o seres humanos. Un perro demasiado agresivo, puede provocar peleas, y también puede ser considerado una presa por perros de mayor tamaño debido a su frenética conducta.

 

4. Tantea la situación

 Cuando llevas a tu perro por primera vez al parque, puedes dejarlo inicialmente dentro del carro para evaluar cómo está el ambiente en el parque. Si no vas a en el carro, lo recomendable es que ates a tu perro unos instantes antes de llegar. En caso de notar que hay muchos niños que pueden molestar a tu cachorro, o perros que pueden comportarse mal, está bien que reconsideres cambiar de parque para tu mascota.

 

5. No matonees, ni permitas que lo matoneen

Presta mucho atención al comportamiento de tu perro y en cómo es tratado por otros perros. Si otro perro se comporta muy rudo, pídele a su dueño que lo controle, luego asegúrate de moverlo a un sitio seguro. Asegúrate de reconocer cuando tu perro está siendo muy agresivo, y mantente listo y atento para lelvarlo lejos de otros perros. Si tu perro no guarda sus modales cuando conoce personas y a otros animales, es mejor que evites llevarlo al parque.  

 

6. Evita al máximo dispositivos de entrenamiento peligrosos

Cadenas de estrangulación, arneses y collares de taches, no deben ser parte de la indumentaria de tu perro cuando lo llevas al parque. Por naturaleza los perros se mordisquean cuando juegan, y este tipo de artefactos puede causarles heridas y graves daños. Así mismo, si un perro se atasca en un arnés esto puede conllevar a una lucha, que puede ocasionar graves consecuencias.

 

7. No se aceptan hembras en celo, perros sin vacunas o cachorros muy jóvenes

Asegúrate de saber reconocer cuando tu hembra está en celo, puesto que si la llevas en ese estado al parque, lo más probable es que se desaten peleas entre machos dominantes y agresiones a la hembra. También debes estar seguro de tener a tus perros vacunados, así podrás evitar que otros perros los contagien de algo. Los cachorros que tengan menos de 12 semanas, no deben salir al parque, pues aun no son lo suficientemente Fuertes en su Sistema inmune como para resistir los gérmenes que circulan en medio de la población canina.

 

8. Ten especial cuidado con los perros pequeños

Un parque para perros puede ser peligroso para perros pequeños. En ocasiones los perros grandes suelen ver a los pequeños como presa, más cuando el más pequeño corre frenéticamente por todas partes. Este hecho activa el instinto depredador del perro más grande, lo que claramente empeora el problema.