Mencionar la palabra "Pit Bull" genera un debate casi inevitable. La falta de información, las noticias sensacionalistas y los mitos que rodean a la raza la han convertido en un símbolo del terror, lo que causa dificultades a la hora de su adopción, alta probabilidad de abandono y su relación injusta con las peleas ilegales.

El término Pitbull en general se refiere a ciertas razas y cruces que constituyen el American Staffordshire Terrier; aunque con frecuencia tiende a confundirse con Staffordshire Bull Terriers, Bull Terriers, American Bulldogs, entre otros. Son muchas las personas que se han dedicado a recuperar no solo las características de la raza sino a cada uno de los perros que son víctimas de peleas ilegales y luego son abandonados en las calles. En contra de medios de comunicación y otros detractores, los conocedores de la raza la definen como amistosa, leal, y cariñosa con su familia.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

Los “Pit Bulls” son físicamente poderosos, fuertes, ágiles y llenos de energía. Además son conocidos por su concentración y determinación a la hora de cumplir ciertas tareas. Todas estas cualidades hacen de esta raza un perro exigente a nivel educativo, ya que quien decida llevar uno a su hogar debe poseer un carácter dulce, habilidades comunicativas y temple de acero. Un pitbull debe ser educado con amor, dedicación, paciencia y disciplina, su entrenamiento no debe dejarse al azar.

MITOS Y VERDADES

-       A diferencia de otros perros, los Pit Bulls pueden bloquear sus mandíbulas para hacerlas más fuertes.

MITO. No hay mecanismos únicos en las mandíbulas de los Pit Bulls, que sean capaces de producir un bloqueo. La fortaleza y determinación con la que se concentran en ciertas actividades hace que se aferren con fuerza a objetos, lo cual representa una condición netamente psicológica, no anatómica.

-       Los Pit Bulls no son buenos con los niños.

MITO. En la antigüedad eran conocidos como "perros niñera" por su gentileza en el trato con los niños y su naturaleza protectora. Siempre que pienses en adoptar un perro ten en cuenta su edad y su energía, razas de perros más activas son mejores compañeras para niños de mayor edad. En cualquier caso, niños y perros deben tener un proceso de educación para lograr acercarse, de esta manera no serán extraños, serán compañeros.

-       Los Pitbulls no se llevan bien con otros perros.

MITO. No es una condición asociada a la raza. Cada perro tiene su propio nivel de tolerancia frente a otros perros. Por esto es muy importante prepararse en el momento de la presentación para evitar choque de personalidades.  Si tu perro no se lleva bien con otros, esto puede solucionarse con entrenamiento para facilitar el contacto con otros de su especie.

-       Los Pit Bulls no son fieles a sus dueños.

Los perros como especie animal, no actúan sin razón, sus reacciones siempre obedecen al contexto. Su instinto leal y protector les hará quedarse junto a su dueño incluso en las peores circunstancias, tal como ocurre en el caso de las peleas de perros. Un perro mal entrenado por un ser humano para pelear, es capaz de poner su vida en riesgo para satisfacer las demandas de su amo.

-       Los Pit Bulls solo son buenos a la hora de pelear.

MITO. Es una lástima que la atención hacia la raza se haya centrado en el uso de sus fortalezas físicas para enfrentar a otros perros. Esta práctica sigue siendo común, y aunque es ilegal, aún son muchas las personas que encuentran en esta cruel actividad una forma de lucro. La realidad de esta raza es que es muy versátil, y capaz de llevar a cabo cualquier tarea que su dueño le pida, sin embargo hay muchas cosas más en las que pueden destacarse, y es su capacidad de dar amor a su familia.

-       Los perros que son agresivos con otros perros, serán agresivos con los seres humanos.

MITO. Las agresiones hacia otros perros y hacia los humanos son comportamientos independientes y no tienen relación con la raza. Es común encontrar perros de todas las razas reaccionando de manera sumisa hacia otros perros, y de manera agresiva hacia los humanos, y viceversa, por lo cual no son comportamientos comparables, ni mucho menos asociables con una raza en particular. Como todos los perros, Los Pit Bulls deben ser pasar por un proceso de socialización con otros de su especie desde temprana edad.