De gran tamaño, contextura delgada y aerodinámica, el Galgo es un perro tranquilo, mimado y de actitud noble con las personas de su entorno, lo cual lo hace perfecto para ser un miembro de la familia. Catalogado como perro de carreras y de compañía, el galgo es un excelente compañero de ejercicios, sin embargo, de su actividad diaria (mascota o corredor de carreras), dependerá su expectativa de vida. Viven alrededor de  12 a 14 años, siendo mayor la expectativa de vida en un perro mascota.

ORIGEN

El Galgo Inglés, Lebrel o Greyhound parece tener su origen cerca al Reino Unido. La historia cuenta que desciende de algunos Lebreles del Medio Oriente o del actual Galgo Español, el cual se cruzó con otras razas para mejorar las habilidades de corredor del Galgo Inglés.

TEMPERAMENTO

El carácter de un Galgo Inglés es muy tranquilo y noble sin tendencias agresivas. Son amorosos y afectuosos con sus amos y núcleo familiar. Tolerantes, dulces y pacientes con los niños y personas mayores y usualmente tienen excelentes relaciones con otros perros. Mentalmente activos y siempre dispuestos para actividades como juegos, caminatas y trote. El galgo requiere actividad física intensa a diario, necesita salir varias veces en el día a hacer ejercicio, jugar o trotar, para que puedan enfocar toda la energía que tienen en actividades dirigidas por los dueños y así evitar que se conviertan en mascotas destructoras en el hogar.

CARÁCTERÍSTICAS FÍSICAS

Físicamente, es de aspecto grande y delgado, apariencia atlética y extremidades fuertes y musculosas, lo cual le permite alcanzar grandes velocidades en las carreras de perros. Tiene orejas y cola largas. La altura de un Galgo Ingles se encuentra entre los 71 cm a los 76 cm y puede llegar a pesar de 30 kg a 35 kg.

SALUD Y PRECAUCIONES

Su conformación física los hace proclives a padecer displasia de cadera, por lo cual se deben realizar radiografías para descartar ésta condición, o instaurar medidas de prevención desde temprana edad. Al ser una raza de tórax profundo, puede sufrir torsión gástrica, así que ante cualquier signo como vómito, inapetencia o evidencia de dolor, llévalo al veterinario.