Salir a correr con tu perro permite eliminar sus excesos de energía y evita que haga daños cuando está solo, adicionalmente ayuda a evitar que el dueño y la mascota sufran de estrés a causa de la rutina. Cada vez encontramos más enfermedades asociadas al sedentarismo y a malos hábitos en nuestro día a día, lo cual hace que el ejercicio se convierta casi en una obligación. Muchas personas deciden ir al gimnasio, entrenar kickboxing, tomar clases de rumba, o montar en bicicleta, pero el panorama cambia cuando tienes a un peludo en casa. 

Las salidas a trotar con tu perro fortalecen el vínculo entre los dos, mantienen su buen estado físico, evitan el sobrepeso, mantienen el metabolismo activo, actúan como una distracción efectiva, fortalecen los músculos, ayudan a eliminar toxinas y mantienen a tu perro sano y feliz.


Precauciones

Salir a correr con un perro no es una tarea fácil, y menos aún cuando el perro mete la nariz en absolutamente todo. Otros cruzan de un lado a otro, persiguen palomas y se despistan con cualquier pelota, palo o similar. Y al inicio parece que fuera tu perro el que te está sacando a correr, pero todo es cuestión de paciencia y de llevar la correa corta al principio. Con el tiempo, se irán acostumbrando. Si salen a la ciclovía, por ningún motivo debes soltarlo o dejar que juegue en la vía. Constantemente pasan personas en patines, en bicicleta o trotando, y podría causar un accidente, o salir herido.

 
Sigue estos tips a la hora de salir a correr con tu perro:

  • No corras con cachorros muy pequeños o perros mayores: Entrénalos desde pequeños a hacer ejercicio, pero la edad ideal para esta actividad es entre 1 y 6 años, es el momento adecuado para motivar este tipo de rutinas.
  • Llévalo con calma: Las primeras veces no establezcas rutas largas, el ejercicio debe ser un proceso lento y agradable para tu perro, debes comenzar el entrenamiento de forma gradual.
  • Siempre llévalo con una correa: Sin importar que tu perro haya sido entrenado para andar sin correa, debes tener en cuenta su seguridad. Al ser animales instintivos es posible que quieran perseguir a una persona o a otro perro, y la salida podría terminar en tragedia.
  • Ten en cuenta la superficie: En climas muy cálidos, evita trotar con tu perro en superficies asfaltadas que hayan estado expuestas a los rayos del sol por mucho tiempo.
  • Mantén a tu perro hidratado: Es absolutamente necesario hacer al menos un alto en el camino para beber agua.
  • Ten cuidado con el clima: Signos de fatiga o deshidratación pueden ser jadeo constante, debilidad, disminución en el ritmo de la actividad, ojos llorosos. Es importante buscar una sombra donde tu perro pueda reposar y reciba aire frío, puedes usar también una toalla húmeda para permitir que la temperatura corporal del perro vuelva a la normalidad.