Existen varios tipos de mordidas. Las de tipo agresivo, mordidas del juego y mordidas “de cariño”. Aprende a controlarlas a tiempo para que no se conviertan en un problema a largo plazo. A diario, perritos mal educados por sus dueños irresponsables terminan abandonados. No seas uno de ellos.

Asociado a la edad

Los cachorros muerden. Punto. Es parte de un proceso natural de desarrollo que les enseña límites y jerarquías dentro de su manada. También lo hacen porque deben mudar sus dientes de leche, lo cual les produce molestia y les genera la necesidad de hacer presión para conseguir alivio. Debes proporcionarle a tu cachorro juguetes blandos para evitar que muerda cosas que no debe. Si muerde tus manos u objetos del hogar que no le pertenecen, debes frenarlo con un “NO” firme. En este momento se acaba el juego.

Juguetes adecuados

Los cachorros deben tener siempre a mano juguetes en goma suave pero resistente que no se destruya fácilmente. Si un juguete se rompe, retíralo inmediatamente para evitar que ingieran las piezas. Los adultos pueden tener juguetes de todo tipo, analiza a tu perro y aprende a conocerlo, con el tiempo sabrás si sus juguetes favoritos son de cuerda, en goma o peluches en tela. Dale gusto para mantenerlo entretenido.

Aprende a interpretar comportamientos

Hay una gran diferencia entre las mordidas que ocurren durante el juego y las que ocurren como una reacción agresiva, sin embargo todas deben ser corregidas. Si tienes un cachorro, entrénalo ahora para que cuando crezca no muerda a las personas. Si tu perro es adulto y reacciona ante situaciones incómodas mostrando los dientes o mordiendo, el castigo debe ser firme. Háblale fuerte, envíalo a su lugar de castigo y posteriormente ignóralo por un tiempo. El aislamiento social es uno de los castigos más fuertes dentro de una manada, y una de las formas más efectivas de enseñanza para ti.


Premios y castigos

Es simple. Si tu perro es obediente, se merece una galleta.  Ten a mano varios premios de tamaño pequeño cuando pases tiempo con él. Si se porta mal, debes hacérselo saber con gestos, tonos de voz y sonidos fuertes como golpear tus manos, pero nunca recurrir a la violencia. Un perro que es golpeado se tornará nervioso, tímido y sumiso, y podría causar graves heridas a alguien sólo por miedo. Educa sanamente y tu perro estará listo para ser presentado en sociedad.