Seguramente ya has oído hablar de los alimentos medicados para mascotas, pero tienes muchas dudas. Un alimento medicado hace parte de una dieta especial para tratar una condición clínica específica que debe ser formulado

¿Cuándo se deben utilizar?

 

Las dietas medicadas sirven para tratar problemas como enfermedades renales, hepáticas, digestivas, alergias y enfermedades cardíacas entre otras. Son hechas con ingredientes especialmente seleccionados para proteger el sistema afectado por la enfermedad, y sirven como apoyo al tratamiento médico recomendado por el veterinario según el diagnóstico. Debes saber que una dieta medicada por sí sola, no cura a una mascota con una enfermedad que no esté recibiendo tratamiento médico.

 

¿Cuándo no se deben utilizar?

No aceptes recomendación de vecinos o amigos con mascotas. Lo que hizo maravillas en la salud de otro peludo podría generar deficiencias nutricionales e incluso empeorar el problema en el tuyo. Recuerda que cada una de las dietas medicadas tiene un propósito diferente y, al ser mal utilizada, podría complicar el problema.

 

¿Cómo debo dar una dieta medicada a mi perro?

Ármate de paciencia. Los alimentos dietéticos no son tan apetitosos como los normales, así que deberás apoyar a tu perro y animarlo para comer sin alterar la dieta. Sigue al pie de la letra las raciones diarias, y no hagas mezclas con otros alimentos, a menos que el veterinario te lo recomiende. Nunca retires el suministro de agua, ya que es el nutriente más importante para la recuperación del organismo.

 

Ventajas de los alimentos medicados

La nutrición es lo más importante para un organismo sano. Un alimento correctamente formulado ayuda en la reparación de los tejidos dañados, potencializa la acción del sistema inmunológico y frena el daño en pacientes con problemas de hígado, riñón o corazón. Si se utilizan bien, pueden prolongar el tiempo de vida en mascotas con enfermedades crónicas y proporcionar bienestar tanto a tu perro como a ti.