Adopta tú ganas

La mayoría de veces hemos visto la adopción de una mascota como un acto de amor y compasión con aquellos seres, que por los giros que da la vida no tuvieron la fortuna de nacer en un hogar amoroso y que por el contrario tuvieron que pasar momentos difíciles en la calle desde sus primeros días de vida.

 

Cuando adoptamos un animal de compañía sentimos que reivindicamos una parte de ese lado humano destructivo e indolente al que durante siglos no le ha importado la forma en la que se comporta con el planeta que habita y con el resto de criaturas con quienes lo comparte.

 

Es un punto válido y siempre va a estar bien tratar de sentirnos mejor y compartir esas cosas materiales como un techo o un plato de comida con alguien que lo necesita. Pero con un sentimiento egocéntrico creemos que nosotros le estamos haciendo un favor al mundo al abrirle la puerta de nuestro hogar a un animal que no lo tiene, cuando en realidad nos estamos haciendo un favor a nosotros mismos.

 

Sí, nosotros somos los directos beneficiados y les voy a contar por qué:

 

   - Las personas que tienen perro son menos propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares.

 

   - Las personas que viven solas y tienen perro o gato nunca se sienten solas.

 

   - Los perros pueden detectar cuando sus "amos" están tristes y siempre van a encontrar la forma de sacarles una sonrisa.

 

   - La mayoría de niños que se crían en hogares con mascotas en un futuro van a ser padres más responsables y amorosos.

 

   - Los bebés cuyos padres tienen perros aprenden a caminar más rápido.

 

Y ahora, sigues pensando que le estás haciendo un favor a un animal sin hogar?

 

Cuando tomes la decisión de adoptar piensa siempre que estás llevando un millón de sonrisas y bellos momentos en un empaque peludo lleno de amor y gratitud. 

 

Debes leer --> Un amor de cuatro patas

También--> Cuando un nuevo gato llega a tu hogar


 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos