Viajar con nuestros perros ya no es algo impensable. Y es que las empresas de turismo cada vez más entienden que estos individuos peludos de cuatro patas se han convertido en un miembro más de la familia y, por lo mismo, cada día aumenta la cantidad de dueños que desean que su mascota haga parte de esto.

 

Sin embargo, que nuestro perro pase unas deliciosas vacaciones dependerá más de nosotros que de los factores externos. Por eso, así como desempeñamos una serie de responsabilidades cuando llegan a nuestro hogar, también hay que llevar a cabo algunas si deseamos que nos acompañe en tales travesías.

 

¿Qué debo tomar en cuenta entonces?

 

Si estás considerando que tu peludo haga parte de tus vacaciones, deberás prepararte en todo aspecto, desde saber si a donde viajarán tienen establecimientos pet friendly hasta cómo será la mejor forma de transportarlo y evaluar si el tipo de estadía se adapta a las condiciones propias de tu perro.

 

Por eso, en este texto te mencionaremos cinco aspectos claves que debes tomar en cuenta a la hora de decidir si tu mascota los acompañará, así como ciertos consejos a desempeñar para que se comporte de la mejor manera a dónde vayan y así, ¡todos tengan un muy feliz viaje!

 

Planifica todo con detenimiento

El primer interrogante que debes responder es el siguiente: “¿en dónde podemos hospedarnos con nuestra mascota?”. Así que la investigación debe comenzar por determinar a qué establecimiento pueden llegar con ella sin que presenten ningún inconveniente.

 

Afortunadamente, el gran mundo del internet nos permite conseguir referencias sobre hospedajes pet friendly, así como las formas de contacto con estos para poder aclarar cualquier duda antes de hacer alguna reservación.

 

Es importante que, dentro de la información que te ofrezcan, te especifiquen si no existe ningún tratamiento especial dependiendo de la raza o características de la mascota (por ejemplo si solo se permiten perros de baja y mediana estatura o si dependiendo de la raza deberán estar siempre con bozal en las instalaciones), o si el dueño debe permanecer todo el tiempo con ella ya que en muchas localidades está prohibido que el perro se quede solo en la habitación por seguridad.

 

Si, en tal caso, el establecimiento no permite lo último, te condiciona a que tus salidas deberán estar acompañas siempre con tu mascota, lo que te dificulta la elección de los paseos.

 

Por eso, sería conveniente que no solo se busque si el lugar del hospedaje permite la entrada de tu peludo, sino averiguar también que locales o centros turísticos del lugar son amigables con las mascotas.

 

Una sugerencia, al momento de buscar alojamiento, es considerar que las cadenas de hoteles son más estrictas que otros tipos de hospedajes, por lo que resultará positivo indagar –dependiendo de la localidad a turistear– en cabañas, apartamentos, hostales, posadas, entre otros. Los apartamentos, por ejemplo, suelen ser más permisivos con la opción de dejar a la mascota sola. Eso sí, el dueño siempre deberá hacerse responsable de cualquier daño que pudiese hacer el perro.

 

Pero el hospedaje no es lo único.

 

Otra gran interrogante a responder es “¿cómo vas a llevar a tu mascota?”. Si viajas por avión o línea de bus debes confirmar cuáles son las condiciones para su traslado. Existen aerolíneas que permiten que perros pequeños puedan viajar en cabina con sus dueños siempre y cuando vayan dentro de un guacal flexible y con este no pesen más de 10 kilogramos. Por otro lado, también exigen ciertos requerimientos dependiendo del destino y la aerolínea y siempre se debe confirmar con al menos 48 horas de antelación puesto que tienen un cupo limitado. Además, el costo del servicio puede variar.

 

White and Black Short Coat Puppy on Black Window Car

 

¿Se adapta el tipo de viaje a tu mascota?

Listo, ya planificaste cada detalle y estás seguro de que los factores externos permiten que tu peludo sea parte de tus vacaciones. Pero, ¿está tu perro en condiciones para disfrutarlas tanto como ustedes?

 

Por más que queramos que nos acompañen durante estos días, no será justo para tu mascota hacerlo pasar por una situación estresante o que incluso podría hasta comprometer su bienestar.

 

Por ejemplo, los perros braquiocefálicos (es decir, que tienen el hocico muy chato y de cabeza ancha) no toleran con facilidad los climas muy calientes y por su condición usualmente no son permitidos en aerolíneas porque son propensos a sufrir golpes de calor y trastornos respiratorios.

 

En cambio, si vacacionarás a sitios de climas fríos y tu perro es de raza pequeña (los cuales suelen ser más propensos a sufrir de hipotermia) tendrás que proporcionarle formas de protegerlo del frío, como ropa especial que lo abrigue.

 

Y si tu can ya está en su etapa sénior, debes confirmar con su veterinario que está en condiciones de aguantar en tal caso el transporte y estadía sin mayor complicación.

 

Alístalo a él y su propia maleta

Así como nosotros necesitamos preparar elementos básicos como ropa, medicinas, artículos de limpieza, entre otros, suficientes para que nos baste en la estadía, tu perro también necesitará no solo que se prepare su propia maleta, sino a él mismo.

 

¿Cómo es eso?

 

Empezamos por confirmar su integridad física. Debes pautar una cita con su veterinario para que, además de certificar que tenga todas las vacunas al día, descarte cualquier falla en su salud que podría comprometerlo posteriormente.

 

Lo siguiente es evaluar si necesita alguna preparación psicológica. Por ejemplo, si viajarán por automóvil y tu perro no está muy acostumbrado a ellos habrá que planificar varios paseos en el carro previos al viaje con los que se busquen familiarizarlo con la sensación.

 

Y, finalmente, nos encargamos de alistar una maleta para mantenerlo abastecido durante las vacaciones. Algunas de las cosas básicas que debe llevar tu mascota para un viaje son un kit de primeros auxilios con remedios contra el mareo y diarrea, antipulgas y garrapaticidas, antihistamínicos y cualquier otro medicamento que requiera; bolsas para recoger los desechos; paños húmedos; certificado de vacunación al día o cualquier otro documento importante; collar con identificación, correa y arnés; sus tazas para el agua y la comida; al menos uno de sus juguetes y mantas favoritas; y alimento suficiente para toda la estadía.

 

¿Por qué alimento suficiente? Los perros no toleran los cambios en sus dietas tan fácilmente. Entonces, antes de correr el riesgo de que no consigas el mismo que consume a dónde vayas, lo mejor será que lleves la cantidad necesaria.

 

Ahora bien, una opción es que días previos al viaje lo acostumbres a consumir una dieta húmeda, para que así no tengan que llevar una bolsa pesada de alimento concentrado, sino que resuelvan con la practicidad del empaque de esta dieta, la cual puede adquirirse en sobres. Un ejemplo son los Pedigree Pouch, que vienen formulados para perros adultos y cachorros, como también para canes de razas grandes o pequeñas, cuya presentación es versátil de empacar sobre todo para los trayectos.

 

Preséntale correctamente el lugar

Recuerda que a dónde vayan todo será nuevo para tu mascota y por lo tanto necesitará acostumbrarse y conocer el sitio para evitar situaciones de estrés.

 

Cuando lleguen al apartamento o habitación que van a habitar por esos días, no lo dejes entrar de una. Ordénale que espere en la entrada hasta tu aviso. Durante ese tiempo, camina por todo el lugar una y otra vez, y si puedes, ubica artículos tuyos o de tu perro en varias partes; esto con la intención de que el olor de ambos quede impregnado en todo el alojamiento. Por otro lado, determina qué cosas dentro del lugar pueden ser atractivas para que tu perro muerda y guárdalas.

 

Cuando estén en la habitación, evita estimularle los ladridos a tu mascota para no molestar a los otros huéspedes. De allí que sea recomendable que cada vez que vayan a ingresar, primero le ofrezcas largas caminatas o jornadas de juego que provoquen que se canse y se mantenga calmado.

 

En el hotel o condominio turístico, vigila la actitud de tu mascota. Aunque nunca se haya manifestado como agresivo, está en un sitio nuevo usualmente concurrido de gente, por lo que podría ponerse un poco nervioso ante el contacto.

 adorable, adult, animal

 

¿Y si no puede acompañarme?

Si luego de una extensa reflexión te das cuenta de que tu mascota no puede asistir por su propia tranquilidad, deberás buscar opciones de cuidado. ¡Nunca lo dejes solo en casa aunque alguien vaya a alimentarlo porque podría generarle episodios de ansiedad!

 

Lo bueno es que hoy en día existe una variedad extensa de opciones al momento de elegir en dónde poder dejar a tu mascota durante esos días si no puedes contar con la colaboración de algún familiar o amigo, desde guarderías y colegios caninos hasta amantes de los perros que ofrecen este servicio de cuidado a través de redes sociales o aplicaciones móviles específicas para eso.

 

Para ello también deberás prepararle su maleta con todo lo que necesita, así como ofrecer números de contacto para cualquier emergencia. Incluso, existen alternativas de cuidado que cuentan con seguros médicos.

 

Entonces, sea que viaje contigo o no, aplica estos consejos para garantizarle sus merecidas vacaciones y así todos disfruten esta temporada.

 

 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos