Alimento húmedo vs. Comida seca: Conoce cuál le conviene más a tu perro

 

Mientras que algunos basan la dieta de sus mascotas con experiencias previas y no se preocupan tanto por las consecuencias, para otros elegir el mejor alimento para nuestro perro, en definitiva, no es una tarea sencilla. Más si se toma en cuenta que una correcta ingesta es indispensable para la buena salud de la mascota y que, si descuidamos esta área o cometemos algunos errores, podríamos comprometer su calidad de vida.

 

Algo que, como sabemos que perteneces al segundo grupo, tenemos certeza que por nada del mundo quisieras hacer.

 

Ante esta preocupación por darle la mejor alimentación a nuestras mascotas, el mercado en general ha desarrollado una inmensa variedad de marcas, fórmulas y presentaciones que se adaptan según las necesidades de las razas, tipos de actividad física y hasta condiciones de salud específica.

 

Y si bien eso sirve de gran orientación al momento de escoger, también sabemos que hay unas dudas que, al menos una vez en la vida, merodean en la cabeza de los dueños: “¿Qué será mejor para mi perro: la comida húmeda o seca?” y “¿Por qué y para qué existen estas dos opciones de presentación?

 

Es por eso que en este texto te explicaremos en qué consiste estos tipos de alimento y cuáles son los pros y contras de cada uno. Para que así, con conocimiento pleno de ambos, sepas reconocer cuál es la mejor opción para que tu hijo peludo, además de nutrirse debidamente, tenga un delicioso buen provecho cada vez que le sirvas su plato.

 

 Black and Brown Short Coat Dog Lying on the Ground

Comida húmeda: más sabor en menor cantidad

Este tipo de alimento consiste en una mezcla homogénea, y hasta gelatinosa, compuesta por trozos de carne que emanan un olor más intenso que las versiones secas. Y aunque su apariencia puede que te parezca muy desagradable, tu perro no dejará de botar babas por él.

 

Esto se debe a que su principal característica es que está formado entre 70 a 85% de agua, a diferencia del escaso contenido de humedad que suelen tener los alimentos secos.

 

Su contenido nutricional también presenta ciertas diferencias. Mientras que los secos tienen entre 18 a 32% de proteínas, los de lata o sobre varían entre el 28 al 50%, dependiendo de la marca o presentación. De igual forma con la grasa. Los alimentos secos tienen entre un 8 a un 22% de grasa, a comparación del 20 al 32% que contienen los húmedos.

 

¿Y qué significan estas cifras?

 

Esa combinación es la que logra que sus sabores sean muy atractivos para los canes, más porque en este tipo de alimento la variedad de sabores tiende a ser mucho más amplia. Un ejemplo es la línea de Pedigree Lata Adulto Nutrición Completa, cuyas recetas cautivan hasta los paladares más exigentes, una opción perfecta para aquellos perros que difícilmente les convence su alimento.

 

Otra gran diferencia de los alimentos húmedos es que sus fórmulas no contienen casi cereales, extrayendo los hidratos de carbono de ingredientes vegetales y disminuyendo considerablemente la cantidad de carbohidratos en la dieta de la mascota.

 

Por otro lado, debido a que está destinado al consumo rápido luego de destapado su envase, no tiene conservantes. Esto tiene como consecuencia que su distribución sea en envases más pequeños y no tan versátiles como las bolsas de comida, lo que hace que sea más costosa su compra, ya que el dueño deberá adquirirlas con mayor regularidad.

 

Y aunque el que no tenga conservantes es beneficioso, esto requiere que el dueño esté atento al momento de servirle la comida ya que no debe permanecer en el plato por mucho tiempo para evitar la formación de bacterias. De hecho, lo recomendable es que, de no ser ingerida por completo, se desechen los sobrantes; como también, no servir todo el contenido de la lata o sobre y guardar el restante en un recipiente cerrado dentro del refrigerador. Y aunque se guarde así, igual debe consumirse en el menor lapso de tiempo posible.

 

Photography of White and Grey Short Coated Dog Sitting on Green and Pink Leaf Covered Ground during Daytime 

 

Ya sabiendo esto, resumamos sus cualidades y posibles deficiencias.

 

Pros: Sus altos porcentajes de humedad mantienen bien hidratado el organismo, algo realmente beneficioso para tu peludo si este no bebe las cantidades de agua que le corresponden. Mientras que su suave textura le resulta más fácil de ingerir a aquellos perros que tienen problemas en la mandíbula o le faltan piezas dentales. Su intenso sabor y olor, además, ayuda a que los canes con fallas en el olfato o falta de apetito se sientan más motivados al comer. Por eso es que muchos veterinarios recomiendan este tipo de alimento cuando la mascota está enferma o inapetente.

 

Contras: Los perros propensos a desarrollar problemas dentales –usualmente relacionado con los de razas pequeñas– necesitarán controlar más su salud bucal, ya que la consistencia de este alimento no ayuda a evitar la formación de sarro como lo hace la masticación de las croquetas. Además, por su limitada vida útil, esta dieta resulta más costosa y compromete a los dueños a vigilar más las ingestas de la mascota, desde desechar los sobrantes que deje en el plato hasta conservar y refrigerar correctamente el alimento una vez destapado el envase original.

 

Comida seca: nutrición versátil

Siendo la opción más común entre los padres de peludos, la característica física de este alimento es que se presenta en forma de croquetas (las cuales variarán de tamaño y figura dependiendo de las marcas y sus fórmulas) y se puede conseguir en una gran diversidad de empaques por su versátil almacenamiento.

 

Aunque en general la composición nutricional de los distintos tipos de alimentos son muy similares en sí, a diferencia de los alimentos húmedos, las versiones secas tienen menor porcentaje de proteínas y grasas, mientras que superan con creces la cantidad de carbohidratos que contienen, usualmente provenientes de cereales como el trigo, la cebada y el maíz. Siendo el último el más recurrente por su bajo costo.

 

Este elevado contenido de hidratos de carbono es lo que ayuda a que la croqueta mantenga su forma y textura. Su preparación, incluso, es parecida a los productos de panadería. Esta consiste en una masa que, después de cocinarse en un horno especial a presión, unas cuchillas la cortan para darle la forma propia de la croqueta.

 

Gracias a esta textura crujiente, su masticación provoca una abrasión que previene la formación de sarro y placa dental, resultando ser una herramienta muy útil a la hora de mantener limpios los dientes; y los productos de calidad, contienen fibras naturales que favorecen la digestión del perro, así como la absorción de los nutrientes.

 

Con este tipo de alimento hay que vigilar muy bien que se esté escogiendo el adecuado para la mascota, ya que existen numerosos tipos de presentaciones especificados por tamaño, edad, actividad física, condición de salud y hasta raza. Por ejemplo, la línea Pedigree de concentrados secos, tiene opciones para perros grandes, perros de raza pequeña y hasta para canes mayores de seis años.

 

Por su práctico almacenamiento, es una de las versiones más económicas. Los dueños pueden compran en proporciones mucho más grandes (con bolsas de hasta 20 kilos o más) y guardar sin riesgo de que vaya a descomponerse. Por esto mismo, es la opción más ajustable para aquellas personas que no pasan mucho tiempo en casa y les cuesta vigilar la ingesta de sus mascotas, puesto que pueden servir y dejar en el plato de su perro a lo largo del día.

 

Pero esta practicidad tiene un precio…

 

Para que no se deteriore, el alimento debe contener altos niveles de conservantes químicos que podrían generar consecuencias en la salud de la mascota con el paso de los años. Incluso, por esta razón, hay perros que no digieren muy bien este tipo de alimento, más si se considera que muchos tienen colorantes y sabores artificiales.

 

Ahora, vayamos al grano.

 

Pros: Los alimentos secos funcionan como un tratamiento eficaz contra el sarro y la formación de placa, contribuyendo considerablemente en la salud dental de tu mascota. De igual forma, su gran variedad de fórmulas y presentaciones permiten escoger con mayor exactitud la nutrición adecuada del can. Y, por supuesto, el mayor atractivo: su versatilidad para almacenaje y sus altos tiempos de duración, ideal para aquellos dueños a los que se les dificulta acompañar a su perro en cada una de sus comidas.

 

Contras: Su escaso contenido de humedad, que en la mayoría de los casos no supera el 12%, provoca que el animal deba beber más agua para mantener hidratado correctamente su organismo, pero no todos los perros ingieren la cantidad de líquido que deberían. Sobre todo si la mascota ya entró en su etapa senil, está enfermo o vive en ambientes de climas cálidos y secos. Además, hay que cuidar que los porcentajes de hidratos de carbono no superen con creces al de las proteínas, algo muy común en los productos más económicos del mercado, puesto que un exceso de estos puede tener como consecuencias problemas en la piel o enfermedades gastrointestinales, mal olor corporal, otitis, entre otros. 

 

animal, dog, feelings

 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos