5 razones para darle probióticos a tu cachorro

 

A todos nos interesa que nuestro cachorro se mantenga saludable y crezca de la mejor forma posible. Por tal razón es que a veces –los dueños curiosos como nosotros– nos descubrimos investigando por horas sobre toda novedad que concierne a nuestra apreciada mascota.

 

Y como sabemos que eres uno de los nuestros, estamos seguros que últimamente te habrás topado con el término “probiótico” y todo el sinfín de beneficios que le ofrece a la flora intestinal de tu peludo, sobre todo en su etapa cachorra, a pesar de que este consiste en un grupo de bacterias, ¡sí, bacterias buenas que trabajan para fortalecerlos!

 

Pero, ¿cómo pueden unas bacterias beneficiar el organismo de mi perro? ¿Complicado, no?

 

Por eso, aquí te orientaremos en qué consiste este suplemento de su alimentación, por qué es importante preservar y estimular las bacterias buenas que habitan en el sistema digestivo de tu cachorro y hasta cinco razones para que te motives a incluir los probióticos en su dieta.

 

Primero lo primero: Conoce la flora intestinal

 

Antes de definir como tal cuál es el origen y función de estos complementos nutricionales, es importante saber por qué es vital una rica flora intestinal para la buena salud de tu mascota.

 

Tanto el cuerpo de los humanos, como el de los perros y demás animales, están compuestos por millones de bacterias beneficiosas, hongos y otros organismos que se alojan con énfasis en la boca, intestino delgado y grueso, el colón y en la vagina, en el caso de las hembras. Por lo que la flora intestinal es crucial para la buena salud del aparato digestivo de tu perro.

 

Entre algunas de sus funciones está el hecho de que intervienen en la digestión de los alimentos (siendo necesarias para la correcta absorción de los nutrientes y la síntesis de algunas vitaminas y minerales), protegen el sistema digestivo de bacterias patógenas y ayudan a que la mascota se mantenga vigorosa y con energía.

 

Sin embargo, su importancia es comparable con la fragilidad con la que puede alterarse, acarreando una gran serie de complicaciones de salud, debido a que en ella también habitan bacterias malas que provocan enfermedades crónicas e infecciones. Es más, los inconvenientes en la salud intestinal son unas de las 10 razones principales por la que los perros deben ser llevados con urgencia al veterinario.

 

Algunas de las bacterias malas, cuya mera existencia produce toxinas que enferman a nuestros perros, son la Clostridium, la Salmonella y el E. Coli. Un descontrol de estas, provocado por circunstancias concretas como estrés, mala alimentación, tratamientos con antibióticos o una enfermedad en específico, puede generar que el can sufra cuadros diarreicos, vómitos, dolor o hinchazón abdominal, aumento de gases o disminución de la respuesta inmunológica.

 

Allí es donde entra el gran papel que cumplen los probióticos: prevenir y restaurar la flora intestinal para evitar desequilibrios o en dado caso recuperar las bacterias buenas perdidas en ello.

 

Brown Short Haired Dog on Green Ground Cover Plants during Daytime

 

¿Qué son entonces los probióticos?

 

Si bien sobre su existencia se conoce desde el siglo XIX por los estudios del químico y bacteriólogo francés Louis Pasteur sobre el proceso de la pasteurización, entre otras investigaciones de diferentes autores, ha sido en los últimos años que la medicina humana y veterinaria ha resaltado la importancia de estos en la ingesta habitual.

 

La Organización Mundial para la Salud (OMS) en el año 2002 los definió como una serie de “microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo hospedador”. Es decir, los probióticos son ciertas bacterias buenas presentes en algunos alimentos, medicamentos o suplementos formulados cuya función radica en favorecer la flora intestinal del consumidor.

 

Teniendo como consecuencia, por ende, un organismo más protegido de enfermedades y diversos males.

 

¿Cómo lo hacen?

 

La ingesta de estos cultivos microbianos ayuda a establecer, fortalecer y mantener equilibrada la flora intestinal, donde existen hasta más de 300 especies distintas de microorganismos. Los probióticos tienen como tarea lograr que se reduzca la cantidad de bacterias nocivas y que aumente la de las buenas, para que así puedan desenvolverse mejor las funciones de la flora, como sintetizar las sustancias benéficas y favorecer la digestión, entre otros.

 

Y estos, además, son muy variados. Por lo que es importante saber cuáles cepas de bacterias beneficiosas sí son buenas para tu cachorro.

 

Las más aplicadas en los perros son las pertenecientes a las especies de Bifidobacterium y Lactobacillus:

 

  • Las bifidobacterias están compuestas por un grupo de bacterias que se  encuentran regularmente en los intestinos de los seres vivos y sirven para restaurar las bacterias buenas que han desaparecido a causa de enfermedades y/o consumo de antibióticos. También ayudan a paliar afecciones en el sistema digestivo, refuerzan el sistema inmune y se considera que pueden reducir los niveles del colesterol.

 

  • Los lactobacilos o bacterias del ácido láctico son un género de bacterias Gram que tienen como principal virtud el poder convertir la lactosa en ácido láctico, dando lugar a la fermentación láctica. Entre sus funciones está la fermentación de los residuos alimenticios, estimular el sistema inmunitario y defender el cuerpo de bacterias nocivas.

 

Close-up of Black Dog

 

Los probióticos potencian con creces la salud en cachorros

 

¿Necesitas más razones para incluirlos en su dieta? ¡No hay problema! A continuación te mencionamos cinco de los más importantes beneficios que logran en el organismo de tu peludo:

 

  • Refuerzan el sistema inmunológico:

Diversos estudios han asegurado que un buen desenvolvimiento del sistema digestivo es indispensable para reforzar el sistema inmunológico. Por eso, como la ingesta de probióticos ayuda a que el aparato digestivo cumpla bien su función como barrera de virus e infecciones, así como de alergias e intolerancias alimentarias, esta beneficia a su vez el buen estado del sistema inmune de tu mascota.

 

Sobre todo en los primeros meses de vida, cuando los perros resultan muy susceptibles a contraer enfermedades de origen viral porque su sistema inmunitario apenas está formándose. Más si consideramos que en esta etapa están sujetos a programas de vacunación, momentos de estrés como la separación de su madre y la adaptación a una nueva familia y a un sin número de cosas nuevas para ellos.

 

  • Potencian su salud en el periodo del destete:

Como mencionábamos en el punto anterior, los cachorros pueden pasar por varias situaciones de estrés y de condiciones ambientales que lo primero que alteran es el tracto gastrointestinal. ¿O es que acaso no has notado que ante una emoción fuerte podemos sentir náuseas o nos puede molestar el estómago? Lo mismo le pasa a tu peludo.

 

Por eso hay que ser muy rigurosos que, durante esta etapa del destete y la socialización, los cachorros se nutran correctamente. Cosa que la ingesta de probióticos puede favorecer directamente, ya que una rica flora intestinal aprovechará al máximo los nutrientes y podrá asimilar los antioxidantes y minerales como debe ser.

 

  • Ayudan a recuperar la flora intestinal:

Si eres sensible a los medicamentos y alguna vez te ha tocado una intensa administración de antibióticos, seguramente sabrás lo que esto puede afectar el sistema digestivo, dando lugar a diarreas o vómitos. Y eso mismo le puede suceder a tu perro.

 

Esto se debe a que ciertos tipos de medicamentos, como los antibióticos, antihelmínticos o antiinfecciosos como el Metronidazol (de uso muy común), alteran en gran medida la flora intestinal, eliminando bacterias buenas y debilitando el tracto digestivo.

 

En estos casos, los probióticos resultan de mucha utilidad, puesto que ayudan a recuperar las bacterias buenas perdidas.

 

  • Pueden servir como “protectores gástricos”:

Con relación al punto tres, si tú pequeño peludo reacciona muy mal a los medicamentos, como de los que vomitan al poco tiempo, puedes optar por ofrecerle antes una cucharada de uno de los probióticos de fuente natural más beneficiosos para perros: el yogurt orgánico.

 

Al estar compuesto por cepas de bacterias como la Lactobacillus, Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium, resulta un alimento muy bueno para la salud de los canes. Sin embargo, es importante que esté libre de azúcares y grasas trans para que no sea perjudicial para tu mascota, además de no exagerar en las dosis recomendadas para ellos y evitarlo si sufren de alergias severas o intolerancia a la lactosa.

 

Esto les ayudará a asentar un poco el estómago y evitar reacciones negativas ante el consumo del medicamento.

 

  • Evitan enfermedades:

Sí, ya te hemos dicho varias veces que al controlar el equilibrio de la flora intestinal, previene enfermedades relacionadas al sistema digestivo. Pero su prevención va más allá. Diversos estudios han demostrado que animales con buenas fuentes de probióticos intestinales toleran y responden mejor a las vacunas y son inmunes durante más tiempo.

 

Además, también se ha demostrado que tienen la capacidad de eliminar alérgenos del cuerpo, por lo que se han utilizado para mejorar alergias y enfermedades crónicas autoinmunes.

 

De hecho, están desarrollándose investigaciones que relacionan la función de los probióticos en la prevención de tumores.

 

La administración de probióticos a tu cachorro se puede hacer mediante la alimentación, con comidas en específico ricas en bacterias buenas como el yogurt, o mediante suplementos formulados. Ambas formas, no obstante, deben ofrecérselas solo bajo previa autorización médica.

 

Por fortuna, en la actualidad son varios los alimentos concentrados para cachorros que ofrecen probióticos dentro de sus fórmulas, así como prebióticos (que son fibras de origen vegetal que alimentan a los probióticos para estimular su producción). Como el Pedigree Cachorro Sano Crecimiento cuya composición ofrece prebióticos.

 

De manera que si deseas ofrecerle probióticos a tu mascota, un buen punto de partida será elegir una dieta concentrada que lo contenga.  

 

 

 

 

 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos