“La tenencia responsable de mascotas se define como la condición según la cual una persona acepta y se compromete en una serie de derechos, deberes y obligaciones enfocadas a satisfacer las necesidades del animal de compañía escogido; así como la prevención del riesgo potencial (agresión, transmisión de enfermedades o daños a terceros) que ésta pueda generar a la comunidad o al medio ambiente en el marco jurídico de la legislación pertinente”.

La tenencia responsable comienza en el momento en que se decide tener un animal de compañía. Con ella se busca la convivencia armónica entre personas, animales y sociedad; porque los dueños, al hacerse responsables de ese animal, contribuyen directamente al bienestar de la comunidad.

¿Cómo saber si estoy aplicando las normas de Tenencia Responsable de Mascotas?

Concretamente, la tenencia responsable implica proveer al animal de lo básico para su bienestar: salud, alimentación adecuada, espacio de descanso protegido de las inclemencias del tiempo, espacio para eliminar sus residuos, recreación y cariño. Además, contempla la dedicación de tiempo y espacio de parte de los dueños para con el animal, en busca de un refuerzo armónico de las relaciones entre ambos. En nuestras ocupadas sociedades, un animal bien mantenido no tiene porqué dar problemas en casa, y siempre será un oasis de felicidad y cariño para las personas con las que vive.

¿Eres un propietario responsable?

Un propietario responsable, es aquel que evalúa su estilo de vida antes de adquirir un animal, y se compromete a cuidar de él con paciencia, cariño y respeto. Para esto procura la adquisición de los elementos necesarios para su comodidad. Al traerlo a la casa busca la adaptación al entorno, se preocupa por satisfacer las necesidades de alimentación de acuerdo a la calidad, cantidad y frecuencia que éste necesite, lo protege de la intemperie, brindándole un espacio adecuado y limpio para su descanso y recreo, así como los cuidados básicos en salud, bajo orientación médico-veterinaria: vacunación, desparasitación y limpieza (baño y cepillado si lo requiere).

La tenencia responsable de animales de compañía implica:

  • Evaluar tu estilo de vida antes de adoptar un animal de compañía.
  • Comprometerte a cuidar al animal escogido durante toda su vida, garantizando su bienestar tanto físico como psicológico. Tener una mascota es un compromiso de mínimo 15 años.
  • Adoptar a un animal que se adapte a tu estilo de vida.
  • Tener la fluidez económica necesaria para pagar todos los cuidados e implementos  necesarios para garantizar el bienestar del animal.
  • Proveer al animal de compañía los cuidados médicos veterinarios necesarios para mantener su buena salud. Seguir el programa sanitario establecido por el veterinario, esto incluye la vacunación y desparasitación.
  • Proveer alimento de buena calidad en la frecuencia requerida y agua de manera permanente.
  • Esterilizar a tu mascota.
  • Recoger sus excrementos.
  • Identificar a tu peludo con un collar y una placa de identificación y/o microchip, donde esté el nombre del animal y del propietario, así como la dirección y el teléfono del domicilio.
  • Brindar el espacio necesario para su recreación y descanso, protegido de las inclemencias del clima.
  • Tener tiempo a diario para dedicar al cuidado de tu mascota, jugar con ella y brindarle afecto.
  • Acoger a la nueva mascota como un miembro más de la familia y permitirle socializar con todos los miembros de ella.
  • Garantizar que al animal tenga la cantidad de ejercicio diario requerido de acuerdo con su especie y raza.
  • Garantizar una buena higiene tanto del animal, como de sus espacios de recreación y descanso.
  • Educarlo con paciencia y demostrarle respeto como un ser vivo, jamás lo debes maltratar.
  • No permitir que tu mascota salga sola de la casa. Siempre deberá salir acompañado y con un collar y correa.