Entender a un gato puede ser muchas veces un reto para sus dueños. La manera de jugar, de moverse y el modo en que se relaciona con otros gatos, son pistas para saber más de su personalidad. Muchas veces por amor o por falta de conocimiento creamos situaciones de juego brusco, alimentando comportamientos que podrían llegar a ser dañinos para nosotros.

Supongamos que llegas del trabajo cansado y con ganas de jugar con tu gato y el sin intención se lanza a morderte o a rasguñar tus manos ¿cuál sería tu respuesta? Lo más importante en este caso es que entiendas que eres tú quien puede desatar este tipo de conducta.

No te desesperes, sigue estos tips para que tu gato sea mucho más gentil contigo y con tus manos al jugar y socializar.

Paso 1: Entender sus motivaciones

Después de observar a tu gato e identificar su comportamiento antes de morder puedes anticiparte y darle un premio si evita juegos bruscos. Luego de pasar largos ratos con él, aprenderás a identificar el momento en el que comenzará a tornarse agresivo. Recuerda ignorarlo si no te hace caso.

Paso 2: No pierdas la calma

Al regañarlo o gritarlo puedes confundirlo ya que no va a entender la relación entre tu disgusto y un comportamiento que es natural para él. Alejarse y frenar toda intención de juego, debe ser suficiente.

 

Paso 3: Anticipa sus movimientos

Debes estar siempre atento al lenguaje corporal de tu gato. Sus orejas, ojos y cuerpo pueden darte signos inequívocos de comportamientos amables u hostiles. Toma cada movimiento como una pista para prever la acción que viene a continuación.

Cuando veas que te va a morder o rasguñar puedes reenfocar el juego hacia un juguete con catnip o con movimiento, algo que sepas que captará su atención de inmediato.

Paso 4: Entiende sus razones

Este tipo de comportamiento puede ser causado por:

  • Estrés
  • Instinto de conservación
  • Miedo
  • Enfermedades o lesiones que generan dolor
  • Edad (gatitos menores a un año)

Paso 5: Busca juegos que lo entretengan

Trata siempre de hacer parte del juego de tu gato con objetos como varitas o pelotas. De esta manera él podrá identificar objetos que le pertenecen y así podrá realizar sus rutinas de caza con algo diferente a tus manos.

Existen también opciones para amos muy ocupados como los gimnasios para gatos, que brindan un espacio de diversión  y motivan cada uno de sus instintos permitiendo que quemen el exceso de energía.

No olvides que no puedes consentir o tratar de calmar a tu gato cuando se está portando mal, porque reforzarás este tipo de comportamiento.