perros-gatos-diabetes

La diabetes es una enfermedad causada por una carencia de insulina, la cual afecta los niveles de azúcar en la sangre de tu perro o gato. Esta azúcar proviene del alimento que le das a tu mascota, estos alimentos se desintegran en pequeños componentes que el sistema digestivo emplea en energía para el cuerpo.

 

En este proceso la glucosa es absorbida por intestinos y dirigida hacia el torrente sanguíneo, por donde alimenta a las células del cuerpo. La insulina es absolutamente necesaria para que dichas células puedan absorber la glucosa; esta es una sustancia producida por el páncreas en respuesta a la cantidad de glucosa que corra por el torrente sanguíneo.

 

Una muestra de salud y bienestar en tu mascota, perro o gato, es que produzca insulina con regularidad, pero cuando existe la presencia de diabetes, esta glucosa que debía ser absorbida solo se acumula peligrosamente en el torrente sanguíneo.

 

¿Mi perro o mi gato sufren el mismo tipo de diabetes que un humano?

 

Las dos condiciones son muy similares. De hecho, cuando lo lleves al veterinario, este va a utilizar medicamentos, equipos y sistemas de monitoreo que son similares a los utilizados en personas con diabetes.

 

Pero ¿Qué tan común es la diabetes en perros y gatos? Actualmente la diabetes se ha vuelto común entre perros y gatos, 1 de cada 100 perros o gatos sufren de la enfermedad y de acuerdo con los expertos esta enfermedad va en aumento.

 

Esta es una enfermedad que puede acarrear más problemas de salud, por lo general estos se presentan después de convivir con diabetes por más de un año. En nuestros perros, una de las complicaciones más frecuentes es la formación de cataratas, debido a los altos niveles de glucosa en la sangre, los cuales opacan el ojo causando la ceguera. Por otro lado, nuestros felinos sufren de una debilidad extrema en sus piernas, además de afrontar daños nerviosos que provocan debilidad y atrofia muscular.  

 

Sin importar si tienes perros o gatos, debes saber que si cuidas sus niveles de azúcar, nutriéndolos con dietas y golosinas balanceadas, estará en tus manos prevenir este tipo de complicaciones. Por esta misma razón, si esta enfermedad es diagnosticada tempranamente, será mucho más fácil tratar a perros o gatos sin que lleguen a estados de gravedad.

 

Actualmente, un seguimiento permanente y un tratamiento eficaz aplicado a una mascota con diabetes, le permite tener la misma expectativa de vida que un animal que no sufre esta condición. Todo diagnóstico temprano ayudará a que como dueños tomemos acción rápidamente, para preservar la calidad de vida de nuestros amigos peludos.

 

¿Cómo puedo saber si mi perro o mi gato están en riesgo de desarrollar diabetes?

 

Aunque esta es una enfermedad que no tiene en cuenta la edad, también es sabido que puede manifestarse en cualquier género y raza, sin embargo ciertos animales están en mayor riesgo que otros, estos son los riesgos en perros y en gatos:

 

Riesgo en perros 


   - Edad (perros de mediana edad a mayores sufren más). 

 

   - Las hembras son más propensas a sufrir de diabetes.

 

   - Su condición genética también influye.

 

   - Perros obesos.

 

Algunas razas tienen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad:

 

   - Cocker Spaniels Basset

 

   - Dobermann Pinschers 

 

   - Pastor Alemán 

 

   - Golden Retrievers

 

   - Labrador Retrievers

 

   - Pomeranian 

 

   - Terriers

 

   - Toy Poodle

 

Riesgo en gatos 

   - La edad influye, mientras más viejos más susceptibles. 

 

   - Los machos castrados son más vulnerables. 

 

   - Condiciones genéticas

 

   - Otros trastornos o enfermedades, que pueden causar la reducción de insulina o una pancreatitis crónica o la sobreproducción de hormonas tiroideas.

 

   - Obesidad 

 

   - Inactividad física

 

¿Qué señales de alerta debo tener en cuenta? 

   - Sed excesiva.

 

   - Micción excesiva, de repente tu mascota orina más delo normal y tiene "accidentes" en la casa en el caso de los perros, y en gatos orinan fuera de su arenera.

 

   - Hambre excesiva y pérdida de peso. 

 

   - Letargo, acostumbraba a ser más activo y su ritmo disminuye.

 

   - Los ojos de tu perro estarán nublados. 

 

   - Pérdida, resequedad y falta de brillo en su pelaje.

 

¿Qué tratamiento puede hacer el veterinario?

El veterinario puede empezar por realizar un examen general de salud, además de  algunas preguntas sobre cualquier signo que tu mascota puede manisfetar. A continuación, con una muestra de orina se analizará la presencia de glucosa o cetonas (ácidos producidos por el cuerpo cuando se descompone grasa en lugar de glucosa para la energía). Si existe glucosa presente en la orina de tu mascota, entonces el veterinario procederá a tomar una muestra de sangre para saber cuáles son los niveles de glucosa en su sangre. Para que un diagnóstico de diabetes sea definitivo los niveles de azúcar en sangre y orina, deben permanecer altos.

 

¿Cómo puedo cuidar a mi mascota con diabetes? 

Aunque no existe cura para la diabetes, la enfermedad puedes manejarla con éxito si sigues adecuadamente las instrucciones de tu veterinario. Las inyecciones diarias de insulina tienen el objetivo de restablecer el nivel de insulina que tu perro o tu gato no está produciendo, y de esta manera poder controlar los niveles de glucosa en su organismo. La dieta juega un papel vital en la labor de mantener regulada esta enfermedad en tu mascota.

 

Tu veterinario puede recomendar una dieta adecuada a las necesidades de tu mascota. Esta será una dieta de alta calidad, con una fuente rica en proteína y baja en carbohidratos, puesto que es una parte esencial de cualquier dieta diabética. Esto sobre todo para los gatos, a quienes esta dieta les proporciona energía extra para que se mantengan activos. Otro factor importante, es el tiempo y la ración de comida que le das a tus mascotas, sus horarios de comida deben ser fijos.

 

El ejercicio contribuye mucho a perros que sufren de diabetes, pero su actividad debe estar regulada, para que los niveles de glucosa en sangre se mantengan en su límite. Lo mejor es crear una rutina de ejercicio constante para tu perro diabético.

 

Los chequeos veterinarios también ayudan a identificar cualquier tipo de cambio en la condición de tu mascota y te ayudará a controlar esta enfermedad de manera efectiva.

 

Manejar la diabetes de tu mascota requerirá de todo tu compromiso y esfuerzo, pero su bienestar siempre valdrá la pena. Una vez tu mascota se encuentre bajo el control de su enfermedad, su apetito, sed y procesos de eliminación volverán a la normalidad; su peso se mantendrá estable y será menos propenso a presentar complicaciones.

 

Debes leer --> Obesidad en perros y gatos, riesgos para su salud

También te puede interesar --> ¿Mala nutrición? Evítale estas enfermedades a tu gato


 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos