cuando-ir-veterinario

Los felinos son una especie animal muy peculiar pues su comportamiento, independencia, personalidad, juegos, ronroneo y cariño hacen de esta especie algo singular. Así también, la particularidad está en un gran número de enfermedades que afectan específicamente a los gaticos.

Te puede interesar --> Kit de emergencia para tu mascota


Muchos de los propietarios que atiendo en consulta especializada me hablan sobre sus mascotas mininas, las vivencias frente a las enfermedades y los signos clínicos que ellos describen. Eso hace que se deba indagar de una manera meticulosa sobre lo que me reporta el propietario(a) del gatito, ya que estos animales tienen un abordaje puntual cuando se enferman. Es decir, que no se puede pretender tratar al gato como a un paciente canino, pues las enfermedades en un gato difieren abismalmente de las dolencias caninas.


Es importante conocer los planes preventivos de vacunas y desparasitación, que empiezan a temprana edad, pero también es relevante que sepamos cual es el modo de vida del gato: si vive dentro de una casa o apartamento o si tiene un comportamiento netamente nocturno (que sale en las noches y llega en las mañanas), dado que el ritmo circadiano de los gatos es la noche.

 

Esto es relevante porque muchas de las enfermedades virales pueden trasmitirse por la monta, por saliva o mordeduras (en sus juegos o peleas) o por la caza de ratones. Se debe tener en cuenta que los gatitos que cazan ratones están expuestos a un mayor riesgo de contagio de enfermedades que los que permanecen en una casa o apartamento, entre esas varias enfermedades está incluido el toxoplasma. 

 

Los propietarios deben estar alerta de algunas situaciones que demuestran que el gato está enfermo y de predisposiciones como la edad, el sexo, la raza, entre otros. Por ejemplo, han llegado a consulta algunos de mis pacientes con úlceras en los labios, mal aliento, disminución del apetito, gingivitis (inflamación de las encías), cojeras y otros signos de tipo sistémico.

 

Signos que pueden diagnosticarse como un simple rasguño en los labios, pero que también pueden demostrar la existencia de otras enfermedades como el calicivirus (enfermedad de presentación local en boca, labios, aparato respiratorio y que también que puede afectar otros órganos en su forma sistémica), y otras enfermedades de tipo viral que se pueden asociar con esos síntomas.

 

Es importante también, observar con cuidado la forma como se desplaza el gato, ya que si camina plantado puede, muy posiblemente, tener problemas de glicemia o padecer un síndrome hiperestésico asociado a leucemia felina.


Es vital que cuando se adopte un gato se le corran algunas pruebas virales para determinar que no tenga alguna enfermedad viral y que los otros gatitos que tengas en casa no se contagien. En gatos pequeños se debe observar bien su condición general. Se comienza con los ojos, que deben estar limpios y sin secreciones purulentas de color amarillo verdoso (signo que podría indicar un herpesvirus felino).

 

Luego, hay que ver si el gatito estornuda, tiene conjuntivitis, inapetencia o fiebre (signos que se asocian con enfermedades de tipo bacteriano y complejo respiratorio de tipo viral), y finalmente, es primordial observar sus heces fecales, consistencia, olor y color porque pueden indicar la existencia de parásitos o enfermedades digestivas.

 

Los gatos necesitan ir periódicamente al médico veterinario, toda vez que requieren de ciertos cuidados que son especiales y específicos de la especie. Si usted identifica algunos de los síntomas expuestos anteriormente, es de suma importancia que busque ayuda profesional especializada.

 

Debes leer --> 11 ideas para mejorar la vida de tu gato

También --> ¿Cómo prevenir las enfermedades de mi gato?


 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos