higiene gato


La teoría dice que los gatos odian el agua, pero esto no es así. El baño puede ser una experiencia placentera, dependiendo de la rutina de higiene que adoptes y del cuidado que tengas al momento de hacer el primer contacto.  Los gatos son muy curiosos y les encantan las nuevas experiencias, pero no olvides que también pueden sentirse incómodos en situaciones que no les son familiares.

El baño

Debes educar a tu gato para que el baño sea parte de su rutina. Bañarlo mantiene su buena salud, ya que ayuda en la eliminación de parásitos y de impurezas que contaminan su piel y su pelaje. El baño debe ser un ritual llevado a cabo con calma, un momento en el que pondrás a prueba tu paciencia. Elige un lugar tranquilo y preferiblemente cerrado y acarícialo previamente para relajarlo, no olvides tener a la mano un premio para utilizarlo al final.

Antes de comenzar con el baño, debes verificar que el agua esté tibia. Nunca viertas agua directamente sobre la cara del gato porque lo asustarás. Puedes utilizar una esponja suave para frotarlo y simular caricias que ayudarán a mantener a tu gato tranquilo. Adquiere un jabón especial para gatos o para gatos y perros, nunca uno para perros o para humanos.
 

Secado

La parte del secado es muy importante, puedes hacerlo frotando con una toalla o utilizar el secador (solo si tu gato lo permite, ya que algunos gatos se asustan y pueden causar lesiones a quien lo baña); dejar húmedo a tu gato puede generar hongos, infecciones de la piel y mal olor.

Dientes

La acumulación excesiva de sarro dental puede ser causante de enfermedades como gingivitis, infecciones o pérdida de piezas dentales. Una mala salud bucal puede causar en los gatos úlceras, aumento de la salivación, mal olor, pérdida del apetito y dolor.

Puedes intentar limpiar los dientes de tu gato con un cepillo de dientes, además, elegir un alimento de excelente calidad también contribuye a una buena salud dental.

Si tu gato no es fan del cepillado de dientes, ya existen en el mercado líquidos que agregas al agua de bebida y reducen la acumulación de sarro, mejorando el aliento.

Bolas de pelo

Tu gato pasa la mayor parte del día acicalándose y lamiéndose. Esto hace que sea casi imposible evitar que ingiera pelo. Nuestra parte en este proceso es impedir que la cantidad de pelo supere la capacidad del sistema digestivo y ayudar que su expulsión sea mucho más sencilla. Para esto es imprescindible un cepillado constante, y un alimento rico en fibra de excelente calidad. Esto ayudará a eliminar el pelo muerto además de desenredar y mejorar la apariencia del pelaje.