enfermedades comunes de mascota


¿Quién más indicado que nosotros como dueños de nuestras mascotas para saber si hay un cambio en ellas? Sin saberlo, somos los intérpretes entre ellos y el médico veterinario.

Sin embargo, muchas veces por el afán diario, por inocencia o por inexperiencia, podemos pasar por alto algunos de estos signos de alarma. A continuación te ayudamos a identificar ciertas señales para que acudas al veterinario.

Pérdida del apetito

 

Ten en cuenta que el alimento que le sirvas debe estar fresco, sin vencimiento y en un plato limpio. Si a pesar de esto y luego de un par de días el plato de comida no se vacía y tu mascota no quiere ni recibirte sus galletas favoritas, es momento de acudir al veterinario. Podríamos estar ante la presencia de algún problema gastrointestinal, infección o inclusive alguna enfermedad que le ocasione dolor.

 

Consumo de agua

 

Es muy importante que podamos identificar cambios tanto en la disminución como en el aumento. Podemos estar ante desordenes hormonales o enfermedades crónicas, principalmente cuando hay aumento en el consumo del agua.

 

Vómito

 

Innegablemente es un signo de alarma. No es normal que tu mascota vomite. Sin embargo ante este signo debes ser muy cuidadoso y debes tener presente muchas características que serán de utilidad cuando acudas a la consulta con tu médico veterinario.

Evalua intensidad, frecuencia, cantidad aproximada, momento e inclusive color. Son datos que aunque te parezcan molestos, con seguridad aportaran información importante en el momento del diagnóstico.

Es un signo muy común pero poco especifico y lo podemos ver en el caso de infecciones por parásitos, virus o bacterias, indigestiones, obstrucciones gastrointestinales, cuerpos extraños a nivel del tracto digestivo, enfermedades renales o hepáticas, infecciones sanguíneas, intoxicaciones, tumores, gastritis por medicamentos, entre muchas otras mas.

 

Aliento extraño

 

El aliento no debe ser desagradable al acercar nuestra nariz a la cara y boca de nuestras mascotas. Si al hacerlo percibimos mal olor o halitosis, usualmente estamos ante una enfermedad de la cavidad oral indicando infecciones o gingivitis.

Hay otros cambios en el olor del aliento que también podrían indicar algún problema renal avanzado (uremia) o diabetes (cetoacidosis)

 

Decaimiento y apatía para hacer ejercicio

 

Si tu mascota es de aquellas que no se resiste al juego con la pelota, con el láser o con su juguete preferido y tampoco se resiste a dar un paseo a cualquier hora contigo, pero de repente ha dejado de tener interés en hacer estas actividades, ten la certeza de que algo malo ocurre.

 

Es un síntoma poco específico, pero podría indicar que tu mascota esta con mucho dolor para moverse como en el caso de artrosis, dolor abdominal o traumas ocultos. También podría estar muy desanimada y no tener las fuerzas suficientes como para hacer lo que le gusta, asi que realmente solo le apetece dormir.

 

También podría ser el caso de anemias, infecciones, fiebre, enfermedades cardiacas o respiratorias.

 

Tos

 

Muchas veces pensamos que nuestras mascotas pueden tener algo atorado en la garganta y que intentan expulsarlo. Este mecanismo de defensa, realmente es la respuesta de algún agente que le irrite las vías respiratorias.

En los perros vemos tos cuando hay infecciones virales y bacterianas, estrechamientos en la tráquea en razas predispuestas (estenosis traqueal), enfermedades cardiacas y bronquitis crónicas.

En gatos, la tos podría ser un síntoma de infecciones parasitarias a nivel respiratorio y alergias o bronquitis.

 

Cambios del color de las encías y otras mucosas

 

Cuando abres la boca de tu perro y ves las encías o bajas el parpado inferior y ves un área color rosado en la parte inferior del ojo, estas verificando el color de las mucosas; las cuales deben ser de color rosado intenso. Pueden tener un color menos intenso casi blanco cuando tu mascota tiene anemia. También puede ser de color amarillo, o rojo muy intenso en otras enfermedades.

Asi mismo, debes ver el color de esclerótica (parte blanca del ojo) pues siempre debe ser de color blanco. Algunas veces puede cambiar a amarillo por enfermedades del hígado, infecciones en la sangre u otras enfermedades; pero también puede tener manchas negras, marrones o rojizas que podrían indicar alteraciones oftalmológicas u otras alteraciones.  

 

Cuando tu mascota hace sus necesidades

 

Observa a tu mascota mientras hace sus necesidades y determinar si existe dificultad, si hay varios intentos de defecar u orinar, si hace en poca cantidad o si vocaliza en el momento de hacerlo.

La orina, no debe ser muy oscura ni muy clara y mucho menos debes ver sangre. Podríamos estar ante enfermedades como cistitis, cálculos urinarios, enfermedades renales o hepáticas e inclusive tumores, alteraciones del comportamiento y otras enfermedades. Tu mascota debe orinar en la bandeja sanitaria si es un gato o donde le hayas enseñado, ya sea patio, parque o calle si es un perro; pero si en algún momento notas que tu mascota no aguanta llegar al sitio indicado, consulta al veterinario.

Y cuando recojas la materia fecal de tu mascota o cambies la arena de la bandeja sanitaria, es importante que estés alerta si ves que ésta es muy seca y dura o si es muy liquida y sin forma; si observas manchas de sangre o presencia de moco y si tiene un color extraño como amarillo intenso o rojo; igualmente acude ante la consulta de un profesional, existen múltiples infecciones, intoxicaciones, alergias y enfermedades del tracto digestivo o de otros órganos que pueden causar cambios en la materia fecal.

 

Piel y pelo

 

Las mascotas siempre mudan de pelo por diferentes factores. Un síntoma de alarma es la aparición de parches de piel sin pelo.

 

Si el pelo de tu mascota ha perdido el brillo o si ha vuelto de mala calidad, podemos estar ante la presencia de alteraciones hormonales, deficiencias nutricionales o enfermedades de la piel.  También puede haber problemas si hay cambios de coloración respecto al pelo normal de la raza de tu mascota, por ejemplo era blanco y ahora es rojo, o era café y ahora es blanco.

 

La piel sana debe estar sin ronchas, granos o costras; de existir estaríamos ante enfermedades de la piel como alergias, infecciones, parásitos y otras afecciones.

 

 

Última recomendación

 

Como te habrás dado cuenta hay un sin número de indicios que nos pueden sugerir que algo anda mal con nuestras mascotas. Es muy importante que ante alguno de estos síntomas, acudas tan pronto te sea posible a consulta con tu médico veterinario, quien es el único profesional capacitado para examinar, diagnosticar y tratar adecuadamente a nuestras mascotas. No dejes que personas ajenas te recomienden algún tratamiento y tampoco automediques a tu mascota, pues recuerda que cada paciente es único y por lo tanto requiere una valoración médica adecuada y una recomendación profesional específica.