Ten en cuenta los siguientes tips para escoger la caja de arena adecuada y saber dónde colocarla.

  • Te recomendamos cajas para arena de plástico duro, son fáciles de limpiar y no absorben olores.  
  • Las cajas descubiertas son las preferidas por los gatos, ya que son de fácil acceso y algunos prefieren vigilar a su alrededor mientras hacen sus necesidades. Otros, por el contrario prefieren evitar las miradas, para esto existen los areneros cubiertos.
  • Debes asegurarte que la caja sea lo suficientemente profunda, pues si el gatito llegara a rascar la arena, encontrarías un desastre en el suelo al llegar.

  • Te hace falta tiempo? En el mercado puedes conseguir areneras de “autolimpieza”, que cuentan con bolsas y un sistema que permite retirar los desechos con solo activar una palanca.

  • Para evitar que la arena desprenda mal olor debes limpiarla una vez al día y cambiarla como máximo cada 4 semanas. Si percibes olores fuertes de la caja de arena, deberás cambiarla con mayor frecuencia; recuerda que los gatos tienen un sentido del olfato más desarrollado que el de los humanos y podrían rechazarla e ir al baño en lugares inadecuados.

  • Escoger el lugar correcto para la caja de arena es muy importante. La caja debe estar lejos de la comida, ya que el gato evitará comer si siente el olor de la caja de arena. La zona de lavandería, rincones privados y baños son lugares ideales para colocar la caja de arena.

Si tienes más de un gato te recomendamos que mantengas una caja de arena por gato, ya que si pudieran elegir, preferirían no compartir.