Nuevo-gato-hogar

Integrar otro gato a tu familia, puede ser un proceso muy estresante para los demás animales que hacen parte del hogar. Para entender el protocolo de presentación es importante entender el comportamiento social felino.

Puedes leer --> Dale la bienvenida a un gato adoptado a tu hogar

 

Las introducciones cautelosas ayudan a minimizar el riesgo de enfrentamientos y permiten el mantenimiento de la armonía entre cada uno de los miembros de la familia. En todo momento debes tener el control de la situación para que evites trasmitirle a tu gato cualquier sensación de nervios.

 

A diferencia de los perros, los gatos no se mantienen bajo un cierto tipo de estructura social, y aunque la compañía de otro gato puede aliviar situaciones de ansiedad, no se puede forzar una unión entre dos gatos.

 

Antes de adoptar a tu nuevo gato, ten en cuenta que un gatito puede acomodarse de mejor manera a este tipo de situaciones, al igual que un gato de otro sexo, así evitarás la generación de competencias territoriales.  De cualquier manera crea un espacio para cada uno, si es posible con su propia arenera y comederos.

 

Un entorno de tranquilidad va a permitir que la presentación se realice de manera adecuada, evita que otros factores distraigan la atención de tus gatos. Recuerda que el olfato es muy importante para los felinos, por eso no generes acercamientos bruscos, intenta impregnar el olor del gatico nuevo, para que los demás puedan reconocerlo, así cada acercamiento será mucho mejor que el anterior.

Te interesará también --> La ansiedad y el estrés en los gatos

 

Cuando decidas que es el momento en el que pueden jugar juntos, escoge un espacio de poco tráfico donde recrees un ambiente natural, con plataformas, rascadores, y donde encuentren lugares para esconderse. Ten en tu mano snacks para premiar cada una de las respuestas positivas que tengan los gatos. No hay un tiempo determinado para que los gatos tengan una relación propicia, es un proceso en el cual el papel principal lo desempeñas tú.

 

Para un perro un gato es una novedad, así que al principio puede mostrarse un poco ansioso, hasta el momento en el cual su olor haga parte del ambiente, al igual que sus movimientos y motivaciones. Si tu perro es muy nervioso puedes darle un paseo antes de presentarle al gato.Mantén la arenera lejos del alcance del perro, al igual que los platos de comida, ninguno deberá interferir en el espacio del otro.

 

Una presentación adecuada requiere de tiempo y paciencia. Las rivalidades entre perros y gatos no existen por el contrario pueden llegar a cuidarse y a protegerse de maneras que llegan a sorprender a sus dueños.

 

Te recomendamos --> 10 juegos para gatos que puedes hacer en casa 

También lee --> El territorio de tu gato


 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos