gato-vida

Esta historia comienza en el 2005 cuando una amiga me habló de un gatito que se había encontrado y no tenía hogar. Para mi, aunque amo los animales, era muy difícil pensar en adoptarlo por las responsabilidades, el tiempo y la dedicación que implicaba tenerlo. Busqué más de un argumento de peso para no recibirlo y me di cuenta que un gato era lo que le hacía falta a mi vida.

 

Comencé a investigar más sobre gatos para entender sus necesidades y antes de llevarlo a mi casa le compré alimento, una cama y arena. Azlan, como el león de Narnia, tenía 3 meses y unos expresivos ojos azules que me miraban con fragilidad; sus gestos llenos de sentimientos reforzaron mi idea de darle una buena vida.

 

Compré un libro de gatos, lo llevé al veterinario para que lo desparasitara y vacunara. Azlan, con su mirada indefensa, lleno de vida y con ganas de jugar llenó mi casa de sensaciones indescriptibles.

 

Estar pendiente de su agua, comida, de consentirlo y jugar con él cambio la perspectiva de una vida monótona. Azlan mejoró mi vida de una manera increíble, solo con su presencia y amor incondicional fue suficiente.

 

Su salud siempre ha sido muy importante, por esto mantengo al día su calendario de vacunas y desparasitación. Gracias a CiudaddeMascotas.com he aprendido de nutrición y de cuidados para ser cada vez un mejor compañero para mi gato.

 

Pero la historia no termina ahí. Cerca de una plaza de mercado encontré a Rose, la bauticé un día después de encontrarla. Ella, indefensa me persiguió por unas cuadras como pidiendo ayuda. Dudé llevarla a casa ya que pensaba en Azlan; en alguna ocasión había intentado socializarlo con otro gato y a pesar de el gran esfuerzo que hice no aceptó.  Al ver que sus condiciones de salud no eran las mejores decidí cuidarla para buscarle un hogar adecuado. Los primeros días la tuve aislada y poco a poco me enamoré de ella; fue el complemento perfecto para mi hogar y aunque el primer encuentro con Azlan no fue el mejor, días después terminó por aceptarla. Esto me enseño que lo mejor es tener 2 gatos y ojalá desde pequeños.

 

Desde ese momento mi vida gira en torno a Azlan y a Rose quienes de manera desinteresada me ofrecieron su amistad.

 

Te puede interesar --> El territorio de tu gato

Debes leer --> ¿Porqué dos gatos son mejor que uno?


 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos