alimento gato

Algo que nos corresponde plenamente, es velar por la óptima salud de nuestros mininos; y para conseguirlo a su totalidad, debemos estar atentos a lo que nutrición se refiere en cada una de las etapas de su vida. Porque, así como en los humanos, no es lo mismo lo que requiere un bebé que un adulto joven y, mucho menos, uno mayor.

 

Por ello, te explicaremos cómo debe estar compuesta la alimentación de tu amada mascota y cómo esta tendrá que variar a lo largo de su vida para así garantizarle un presente y futuro saludable y pleno.

 

Ahora bien, ¿por qué es tan importante su nutrición en general?

En el caso de los felinos, una inadecuada ingesta podría tener consecuencias gravísimas como enfermedades en el hígado o riñones, hasta favorecer el crecimiento de tumoraciones; lo que conlleva, por supuesto, a un recorte en su expectativa de vida.

 

Esto significa que no podemos tomar a la ligera qué le estamos ofreciendo a nuestro gato como alimento.

 

Tal como sus parientes salvajes, la dieta de los felinos domésticos debe ser principalmente carnívora, debido a que necesitan aminoácidos esenciales que solo consiguen en las proteínas de origen animal. Por eso, no hay forma que un gato consuma una dieta estrictamente vegetariana sin que padezca malnutrición.

 

Sin embargo, por más que su dieta debe estar basada por productos de origen animal, un exceso de proteínas también podría ser perjudicial para ellos puesto que la carne tiene altos niveles de fósforo, pero muy bajos niveles de calcio. De hecho, existe una enfermedad llamada hiperparatiroidismo, que consiste en que el organismo extrae el calcio de los huesos para nivelar el necesario en la sangre, provocando que estos se debiliten y sean más propensos a fracturas.

 

Entonces, para que la ingesta de tu peludo esté equilibrada, te detallamos qué es necesario que contenga y por qué:

 

  1. Proteínas:

  2. Tal como decíamos más arriba, estas deben ser la base de su alimento ya que son vitales para la buena salud de su organismo. Entre sus funciones principales, son un material primordial para la formación de la estructura de sus músculos, piel y pelaje; además, las proteínas de origen animal contienen aminoácidos esenciales que los gatos no son capaces de producir por sí mismos: la arginina y la taurina. Esta última, por ejemplo, es necesaria para la producción de la bilis, actúa como antioxidante, regula la sal y el agua dentro de las células y sirve como neurotransmisor, entre otras tantas funciones.

 

  1. Grasas:

  2. Así como en los demás seres vivos, los ácidos grasos son una de las principales fuentes de energía para los felinos, además de que provee muchas calorías. Por otro lado, estas también trabajan como portadoras de vitaminas A, D, E y K, ayudando a abastecer las células. Pero no cualquier tipo de grasa es beneficiosa. Los más importantes para ellos son el ácido linoeico y el ácido araquidónico porque, así como la taurina, sus cuerpos no pueden producirla por su cuenta. La falta de estos ácidos grasos esenciales provoca que se reseque y oscurezca el pelaje.

 

  1.  

  2. Vitaminas y minerales:

  3. Una falta de calcio podría provocar enfermedades como el hiperparatiroidismo (del que te hablábamos hace poco), de manera que es importante que su alimentación incluya minerales como el fósforo, calcio y magnesio. Una buena nutrición de estos ayuda en la formación y buen funcionamiento de la energía, los huesos y los nervios de tu mascota.

 

  1. Hidratos de carbono:

  2. Los felinos salvajes, al cazar, no solo se alimentan de la carne de su presa, también consumen sus huesos, vísceras y sus contenidos intestinales, donde logran extraer los carbohidratos que necesitan. En los concentrados, estos se sustituyen con gluten de maíz, granos de arroz, entre otros.

 

Ya sabiendo cómo debe estar compuesta su alimentación, ahora pasemos a cómo se distingue de acuerdo a las etapas de su vida.

 

Gatos cachorros = Alto en proteína y calorías

Para hablar de la dieta más adecuada en los gatitos, vamos a separarlos en dos: antes y después del destete.

 

En las primeras semanas de vida, los felinos necesitan alimentarse únicamente de leche materna. Esta les proporciona un elevado contenido proteico y les transmite los anticuerpos que tiene la madre, lo que será vital para que los cachorros puedan protegerse de enfermedades mientras se pueda iniciar su esquema de vacunación. Es más, si un gato bebé no recibe leche materna en sus primeras 48 horas de vida, su salud podría encontrarse muy comprometida.

 

Y aunque todos quisiéramos que cada gatito que nazca pueda disfrutar sin problemas de la leche de su madre, en ocasiones esto no puede lograrse a cabalidad. Sea por enfermedad, abandono o muerte de la madre, si llegas a estar en esta situación debes recurrir a alimentarlos exclusivamente con leche maternizada (la cual puedes conseguir con tu veterinario de confianza), y deberás administrárselas a través de jeringas o biberones especiales. Estas suelen especificar la preparación, así como cada cuánto deben alimentarse.

 

En resumen: Antes del destete, los felinos solo deben alimentarse de leche materna o fórmulas maternizadas.

 

Ya pasada la cuarta semana de vida, se puede proceder a empezar a darle alimento especial para gatitos que, a diferencia de los concentrados para adultos, estos son ricos en calorías y con altos niveles de proteínas para poder abastecer las necesidades de su crecimiento. Una forma de confirmar que el alimento sea el ideal, es revisar en la tabla nutricional que su porcentaje de proteína sea igual o superior al 30%, como los de Whiskas.

 

En un principio, para facilitarles la ingesta, se deberá humedecer la comida hasta que quede como una especie de papilla y ofrecérselas en un plato completamente plano. Por otro lado, por su alta necesidad de energía que se contrasta con lo pequeños que son sus estómagos, habrá que servirles varias veces al día. En las primeras semanas, hasta seis veces, mientras que pasado el tercer mes, reducirlo a cinco y, luego del quinto mes, solo tres veces.

 

Gatos adultos = Menos calorías y sujeto a condiciones

 

Cumplido el primer año de vida, los felinos tienden a disminuir su actividad física, razón por la que su alimentación no debe ser tan rica en calorías como la de su etapa cachorra.

 

No obstante, la cantidad de alimento que se le debe servir y con qué tanta regularidad dependerá de cada gato. Entre los factores que influyen en su dieta diaria está el nivel de actividad física que tenga, la temperatura del ambiente donde vida, su metabolismo corporal y cómo se encuentra físicamente.

 

Para saber si tu mascota está bien proporcionada, debes poder palparle con facilidad sus costillas (siendo normal que tenga un leve cubrimiento de grasas sobre ellas) y, mirándola desde arriba, debes visualizar como una especie de cintura al terminar su caja torácica. Si tu gato encaja en esta descripción, un alimento balanceado de buena calidad, y sirviéndole según lo indique el empaque del producto o su veterinario, bastará para satisfacer sus necesidades nutricionales.

 

Por el contrario, si sus proporciones no corresponden y está más “llenito” de lo normal, significa que está ingiriendo muchas más calorías que las que consume, pudiendo tener deficiencias en su salud. Para ellos, se deben elegir alimentos altos en proteínas y fibras, pero bajos en grasas, que además vienen formulados para reducir la sensación de vacío en el estómago.

 

Pero…

 

Recuerda que, además, para los gatos será fundamental que el tipo de alimento que elijas cumpla con su palatabalidad; es decir, que cumpla con las preferencias del gato en cuanto en sabor, textura y olor, entre otros. Eso es lo que te orientará a qué opción es la mejor para tu mascota: alimento húmedo o seco. Una opción es la línea para gatos adultos de Whiskas, cuya variedad de sabores tanto en concentrados secos como húmedos (como el de camarón y corvina), te da más libertad de probar cuál le gustará más a tu peludo.

 

Gatos sénior = Proteínas de mayor calidad y presentación acorde

La ingesta de los felinos mayores de siete años deberá ser distinta a la de un gato adulto promedio porque, a partir de esa edad, inicia su proceso de envejecimiento con todas las consecuencias que ello trae: menor actividad física, pérdida de la capacidad de digerir proteínas y grasas, tendencia a la variación brusca de peso, entre muchos otros.

 

Debido a esa dificultad en la absorción de proteínas, se debe elegir alimentos formulados específicamente para gatos adultos mayores, ya que estos vienen compuestos por proteínas de alta calidad fáciles de digerir. De igual forma, contienen menos calorías y suelen venir en presentaciones más pequeñas y blandas para facilitar su ingesta, sobre todo para aquellos mininos que ya perdieron algunos dientes.

 

No olvides que una dieta sana y correcta en cada una de sus etapas, será primordial para garantizarle una mejor calidad de vida, donde ni él, ni tú que lo quieres tanto, tendrán que preocuparse por complicaciones mayores.

 


 

 

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos